sábado , 15 diciembre 2018

Premiada obra croata sobre la inclusión se estrena en Chile

Es el cumpleaños de Branko y su familia prepara una celebración. Por momentos algunos parecen olvidar que el joven cumple 25 años, otros sólo obedecen un compromiso, otros le sonríen. La enfermedad que lo tiene confinado a una silla de ruedas ha provocado un quiebre en la familia y luego una postura: ¿abrazamos la vida o la escupimos?

“Mi hijo sólo camina un poco más lento”, del dramaturgo croata Ivor Martinic, llega a Chile luego de un gran éxito de público y de crítica en el teatro independiente europeo y latinoamericano. La versión local es dirigida por Bárbara Ruiz-Tagle y conformada por un elenco de once actores: Anita Reeves, Hugo Medina, Roxana Naranjo, Alejandro Trejo, María José Siebald, Daniel Antivilo, Diego Ruiz, Carolina Correa, Andrew Bargsted, Alejandra Oviedo, Iñigo Urrutia.

Con más de 20 galardones, es una de las obras más premiadas del teatro croata –se estrenó en 2011, cuando Martinic tenía 27 años–, entre ellos el Golden Laurel Award en el Festival MESS de Sarajevo, la Asociación Croata de Artistas Dramáticos y el Premio Marul. Se ha convertido en un fenómeno mundial, siendo traducida al español, alemán, italiano, francés, portugués, inglés y esloveno.

En Latinoamérica se ha montado con gran éxito en países como Argentina, Uruguay, Venezuela, México, Paraguay, Brasil, Bolivia, siendo distinguida por la Unión Europea (sede Uruguay) como “la mejor obra de autor europeo representada en América” en 2016. Ha participado en importantes festivales sudamericanos como FIBA y FIDAE, y recibido importantes galardones como los premios ACE, Teatro del Mundo, Teatro XXI y Florencio Sánchez. En Buenos Aires sigue actualmente en cartelera luego de cuatro años a tablero vuelto, aclamada por la crítica como un imperdible del off porteño.

Una obra que no dejará a nadie indiferente

Temas como la discapacidad, la inclusión, la familia y la incomunicación se abordan en una obra sensible, nostálgica, poética y de una verdad que hace transitar al espectador por una gama de emociones hasta tocar su fibra más íntima. El drama hace la pregunta fundamental sobre cómo aceptar al que es diferente.

En palabras del autor, Ivor Martinic: “El texto habla de la enfermedad que lleva a la reflexión sobre la fugacidad de la vida y cómo la enfrentamos. Las relaciones familiares están deterioradas por la aparición de la enfermedad y la imposibilidad de aceptarla, y salen a flote sensaciones de abandono, amargura, impotencia e imposibilidad de superar prejuicios propios, profundamente arraigados hacia los que son diferentes de nosotros”.

Para la directora, Bárbara Ruiz-Tagle, quien lleva más de 20 años trabajando en temas de inclusión –en 2012 dirigió su primer montaje “La Cenicienta”, un proyecto de la Fundación Miradas Compartidas–, “la forma en que esta obra trata la discapacidad tiene que ver con mi propia visión de la discapacidad. Debemos humanizar y naturalizar la discapacidad, es un tema pendiente”.

“Hay mucha humanidad en este montaje, vas a ver personas, más que actores. El espectador está obligado a estar, a presenciar, a ser parte de todo lo que ve. Te pasa ahí, no después. Es una obra que provoca y eso es lo que busco yo en el teatro”, agrega.

El montaje también ha sido reconocido por su carácter universal y transversal ya que, a través de la invitación a husmear en un día cualquiera de esta familia y sus distintas generaciones, refleja en pequeña escala el actuar de toda la sociedad. “Están todos los personajes y puntos de vista: el que siente lástima, el que se victimiza, el que es indiferente, el que lo naturaliza, el que se enamora de lo distinto. Es una obra muy completa y muy inteligente, porque a través de cinco parejas logra contar lo que a todos nos pasa. Es difícil que no te sientas identificado por alguno de ellos”, asegura Ruiz-Tagle.

La crítica argentina ha dicho

“Es una pieza fuerte, emocional, inteligente y universal (…) que nos demuestra que las relaciones de sangre son los mismas en cualquier idioma y latitud”- Buenos Aires Herald

“Una obra digna de permanecer para siempre en la memoria del espectador” – La Prensa

“Desborda lo estrictamente teatral y sacude al espectador como ocurre en pocas experiencias teatrales. Lo arranca de la silla, le toca la fibra más íntima y, sin pedirle permiso, le grita que el amor es todo lo posible, que sin el amor no hay nada” – Diario Z

Autor: Ivor Martinic Dirección: Bárbara Ruiz-Tagle Compañía: Mía Producciones Elenco: Ana Reeves, Hugo Medina, Roxana Naranjo, Alejandro Trejo, María José Siebald, Daniel Antivilo, Diego Ruiz, Carolina Correa, Andrew Bargsted, Alejandra Oviedo, Iñigo Urrutia Duración: 75 minutos Edad: +14 años

11 de octubre al 1 de diciembre
Jueves y viernes 21:00 hrs, sábado 20:30 hrs
Teatro Mori Bellavista
Constitución 183, Barrio Bellavista, Providencia
Entradas: Jueves $8.000 / Viernes $10.000 / Sábado $12.000

Acerca de Teatralízate

También puedes ver

“Franco”: Carabinero es arrestado por crimen pasional

Franco es la historia y nombre de un carabinero homosexual que se encuentra recluido en la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *