Lunes , 20 Noviembre 2017

Juan Radrigán: “El teatro tiene más público que las iglesias”

En la previa del re estreno de su última obra “Fieramente Humano, Jesús se detuvo en Olivos 837”, conversamos con el dramaturgo sobre teatro, religión y las locuras que ocurren diariamente en nuestro país.

Hablar con Juan Radrigán, Don Juan Radrigán, es conversar con la historia del teatro chileno. Es conversar con el responsable de la inclusión de los marginales en las tablas, el que hizo que los focos dejaran de alumbrar el centro del escenario y que hicieran aparecer a los que están y generalmente no se ven. En esta oportunidad, son los locos, los lunáticos, quienes toman la palabra y se juntan con uno de los “locos” más influyentes de nuestra historia: el mismo Jesús.

Es desde ese lugar donde sale la primera pregunta: cómo llegó Juan Radrigán a la idea del hijo de Dios entrando en un psiquiátrico de Recoleta. “De improviso”, responde. “Yo quería escribir algo sobre Jesús pero no quería hacer algo tradicional, quería otro Jesús. En un principio de este trabajo le sugerí al actor que hiciera un Jesús bobo, que parecía muy atractivo. El actor ha hecho un camino largo para no caer en un Jesús de cartón o de lo que se haces siempre, que es el Jesús de las estampitas”.

Jesús de paseo por Santiago

¿Qué pasaría si el hijo de Dios, así como aparece en “Fieramente Humano”, pudiera salir de Olivos 837?

Yo creo que pasa desapercibido. Primero lo tomarían pintorescamente, un poco, algunos, no todos, y más allá no le interesaría a nadie que ande un loco ahí y vestido como antaño, menos, y de civil menos entonces está frito. Imagínate que apareciera por aquí mismo frente a nosotros, no le creeríamos para nada. “Oye anda a acostarte que te vai a resfriar, hueón, que está lloviendo”, le diría. No creo que nos convencería de algo porque son muchos años, siglos de la iglesia de predicar lo mismo y él vendría con lo mismo básicamente: paz, amor, fraternidad. En ese sentido Jesús pasaría a ser un marginal, como los de sus obras. Claro, sí. Pero yo creo que a lo más sería conocido en un par de cuadras dónde predicara. “El que se cree Jesús” le dirían pero no le creerían nada que es Jesús. Si apareciera en la Plaza de Armas sería confundido con los charlatanes que gritan y gritan con la Biblia en la mano.

¿Y si apareciera en este mismo instante?

No le haría caso nadie. O sea sería como uno de los charlatanes de la plaza porque además su mensaje ya lo conoceríamos y pensaríamos “ya está hablando de la misma cuestión”. Inevitablemente iría a dar a un psiquiátrico entonces. Sí, yo creo que solo iría a dar al Mackenna, “no me entiende nadie, mejor me voy al manicomio”. Cómo escucharlo, cómo predicar paz, amor y fraternidad y tú le echas una mirada al mundo y están todos matándose desaforadamente. Entonces él sería absolutamente insignificante, no le llegaría a nadie. A los pobres le llegaría, al pobre más pobre. Viven y mueren sin que nada cambie, escuchando siempre promesas de los políticos, de los religiosos y que suenan absolutamente absurdas ahora.

Quiénes están más locos: ¿los del psiquiátrico o los que estamos afuera?

Tomando como enfermedad están más locos ellos, los del manicomio. Los otros estamos desquiciados, los de afuera estamos desquiciados, necesitados de todo y escuchando promesas, tratando de echar a todos los hueones del Congreso y sin tener a quién poner. Estamos claros que hay que echar a todos esos diputados, senadores, hay que sacarlos a como dé lugar, el problema es quién poner entonces ese problema se transforma en quién creer y sigue transformándose en qué creer.

El Jesús que presentamos tampoco cree, sabe que después de 2 mil y tantos años no se ha cumplido nada de lo que él decía, entonces él le pregunta a su padre de qué lado está, que pasa que nada se cumple. Dicen que Dios apareció, no recuerdo, en el monte Sinaí, detrás de la zarza, hueveando, pero una vez había aparecido. Pero si alguna vez ha aparecido, se echó el pollo para siempre. Entonces, la inutilidad de rogarle, si no está, se fue. No aprendimos a vivir, no supimos qué hacer con la vida Y con nada, con ninguna cosa. Vemos un árbol y lo echamos abajo para hacer leña.

“El teatro tiene más público que las iglesias”

Hablando de Jesús, la religión, los credos ¿cuál es su relación con la iglesia?

Con la iglesia tengo pésima relación hasta el fin de los días. Con Jesús tengo otro sentimiento, más de comprensión. De cierta admiración por lo que hizo pero con la iglesia no tengo re ninguna cercanía, lejanía tengo mucha.

Encuentro qué es lo peor que nos pudo pasar. Y esa institución está bien a mal traer porque es demasiado, es un nido de corruptos, un nido de depravados, ahí están todas las plagas del mundo, en el Vaticano. Debieran estar en un sarcófago los hueones pero caminan ¿no?, caminan y más encima hablan. Y más encima tienen poder los hueones, eso es lo peor. Encuentro que ahora las iglesias están tan vacías como el teatro (ríe). El teatro tiene más público que las iglesias, lo que me parece bien, como una protesta.

¿Y del teatro actual, del chileno, ha visto algo? ¿cómo ve el área?

Sí, veo siempre, creo que está en buen pie. Hay bastante teatro y lo mejor de todo es que al parecer existen espectadores, hay gente que ha vuelto al teatro y va al teatro aunque lo que va a volver a alejarlos es el precio de las entradas. Es imposible en este país pedir 10 mil pesos de entrada al teatro. ¿Quién puede ir? No puedes ir con tu señora, con tu familia son 20 mil pesos, 30 mil con la locomoción. Podrías ir una vez al mes, con suerte, pero hay que bajar las entradas si quieres que haya espectadores.

Ahora el teatro está sirviéndole a alguien a quien los autores no quieren llegar, que no les interesa mucho. Es como lo que decía Galeano, que él sufría mucho porque sus libros no llegaban a los destinatarios reales, sino al que podía comprar libros carísimos, otras personas a las que a él no le interesaba mucho llegar. En el teatro pasa igual, tu montas una obra y quieres llegar a algún sector que no va a tener la menor posibilidad porque no tienen plata. ¿Si cuánto es el sueldo mínimo? Sácale a eso para ir dos veces al teatro. No te alcanza, entonces quedas fuera.

¿Qué está fallando ahí entonces?

Es algo que viene de atrás porque también hay que mantener la sala porque pidiendo 1.500, 2 mil pesos no logras pagar la luz y a la gente que hay que tener para hacer funcionar una sala. El problema es grave y no sé la solución porque te condiciona la dramaturgia porque tú ves que no puedes pagar a la gente y empiezas a pensar que esto no le va a llegar a la gente que quiero, le va a llegar a los hueones ricos que tienen para pagar, de Plaza Italia para allá y ahora ni siquiera Plaza Italia, de La Dehesa para allá. Ellos son los espectadores y esos espectadores no quieren tragedia ni pobreza en el escenario, quieren divertirse los hueones, quieren estar durante toda la función con el hocico abierto, listos para reírse. Ese es el problema, es grave ¿cierto?

El mensaje no llega a quien debe llegar sino al que no le interesa mucho, a que no quiere escuchar eso, al que no le conviene mucho que cambien las cosas si así estamos bien para ellos.

¿Cómo ve el Chile actual? ¿Qué le llama la atención del país?

Me llama la atención la alianza asquerosa de la corrupción y la impunidad, es lo más notorio. ¿Qué se puede hacer ahí? Poco se puede hacer con esa alianza, muy poco se puede hacer frente a eso. Entonces es como si te hubieran amarrado, no sientes los brazos, no tienes para que taparte la boca porque sabes que no puedes hacer mucho con tus gritos y tus proclamas y las protestas de derechos. Lo radicalizara absolutamente todo. Si tu aplicas la mesura ellos felices porque no les daña nada, ¿cierto? Esa es la cosa.

Obra Fieramente Humano

Del 04 al 12 de Diciembre
Viernes y sábado – 21:00 horas (domingo 06 – 20:00 hrs.)
Anfiteatro Bellas Artes 

Del 09 al 30 de Enero
Sábados – 21:00 hrs.
Anfiteatro Bellas Artes

Dramaturgia: Juan Radrigán
Dirección: Juan Radrigán.
Elenco: Renzo Oviedo, Ximena Morales, Leni Hidalgo, Víctor Faúndez, Leo Santana, César Pacheco.
Música: César Pacheco.
Asistencia Técnica: Esteban de Juan.
Asistencia en dirección: Daniela Scarlett
Asesoría de Diseño: Willy Ganga.
Confección: Teatro Locos del Pueblo.

Acerca de Pedro Espinosa

Pedro Espinosa
Periodista. En vivo y en directo desde 1986

También puedes ver

Ciclo Teatro y Memoria repondrá 11 obras emblemáticas

Con el fin de llevar espectáculos de calidad a distintos sectores de la población y, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *